jueves, 4 de julio de 2013

'ANTES DEL ANOCHECER' (Before midnight, 2013)

jesse-celine-ethan-hawke-julie-delpy-antes-del-anochecer

El final de la trilogía de Jesse y Céline


Quién lo diría pero han pasado 18 años desde que Jesse y Céline se conocieron en un tren. Ellos son los protagonistas de lo que se ha convertido en una magnífica trilogía sobre el amor, las relaciones, el compromiso y sobre la vida en general. Richard Linklater ha sido el director de las tres entrega y Ethan Hawke y Julie Delpy los encargados de llenar la pantalla de complicidad, química y naturalidad. Hawke y Delpy colaboraron en el guion tanto de la segunda como de la tercera entrega. 'Antes del anochecer' me ha parecido un cierre notable.

Creo que para valorar mejor 'Antes del anochecer', merece la pena hacer un ligero repaso a las dos anteriores entregas; ya que, aunque comparten una misma estructura basada en el constante diálogo entre los dos protagonistas y planos fijos de larga duración, la visión que nos dan sobre el amor y las relaciones es algo distinta.

La siguiente crítica contiene spoilers sobre la trilogía.

'Antes del amanecer' (1994)


antes-del-amanecer-jesse-celine-ethan-hawke-julie-delpy


La primera entrega, 'Antes del amanecer' es la más unida a la idea del amor romántico, que como bien recuerdan en esta tercera entrega es una idea que con el paso del tiempo va desapareciendo. En la primera, los protagonistas reflexionan sobre el amor y sobre sus sueños, a la vez que discuten sobre política, medioambiente y otros aspectos de la sociedad (temas que están en un segundo plano, pero que siempre encuentran un hueco en el discurso de Céline). En 1994, Jesse y Céline eran dos jóvenes que decidieron aprovechar el momento, disfrutarlo sin ninguna atadura. Para ellos sólo existía el presente. Eran ellos y la ciudad de Viena. Solamente hicieron una promesa.

'Antes del atardecer' (2004)


antes-del-atardecer-jesse-celine-ethan-hawke-julie-delpy

Hiceron una promesa, pero el destino se interpuso entre ellos. Pasaron diez años hasta que volvieron a encontrarse en 'Antes del atardecer', esta vez en la romántica París. 'Antes del atardecer' es algo más divertida que la primera entrega; hay más sarcasmo, hay tonteo, pero en esta ocasión también hay más compromiso. Cada uno tiene un trabajo, su vida hecha. Sabemos quién de ellos volvió a Viena, y quién no y por qué. Una entrega que trata sobre sueños rotos, sobre un día que pudo haber cambiado sus vidas para siempre pero que el destino no quiso que fuera así. Un golpe a la idealización de su historia. Un libro y una canción. Los dos mantienen vivo su amor de distinta manera: él plasma el recuerdo en papel y letra, y ella en rimas y acordes. Un final perfecto que te deja con ganas de más. 

'Antes del anochecer' (2013)


antes-del-anochecer-jesse-celine-ethan-hawke-julie-delpy

Y es en 2013 cuando nos volvemos a encontrar con la pareja. 18 años después de aquel encuentro en Viena, 8 años después del reencuentro en París. Ya tienen 40 años y nuevas preocupaciones: la famila, la relación de Jesse con su hijo, el conflicto entre familia y trabajo de Céline... La película sigue la estructura de las anteriores por lo que no pierde su esencia. Jesse y Céline son una pareja que dialoga, que habla de todo y sobre todo; pero que también escucha. Llegar a un acuerdo o no, eso ya es otro tema. Y para que mentir, da gusto ver hablar a la preja sobre cualquier cosa, aunque parezca de lo más absurda. Nos olvidamos de las cámaras y de los actores... solo vemos a Jesse y Céline.

En 'Antes del anochecer' hay preguntas que duelen y que no necesitan respuesta, ya que con el silencio está todo dicho. La escena del hotel es una de las más crudas de la saga, y la más intensa. Por primera vez, tememos que todo llegue a su fin, ya que es desesperanzadora. Aparecen el resentimiento y la culpa. La pareja ahora vive atada a la rutina, a los compromisos laborales, a la familia... y han perdido esa espontaneidad que caracterizaba a su relación. Por otro lado, es la primera vez en la que Jesse y Céline están acompañados de otros personajes. Con ellos, hablan de sus problemas y sobre su futuro, pero por separado. Una buena oportunidad para seguir conociendo mejor a los protagonistas.

Además de la intenta escena del hotel hay otras dos escenas que me han gustado especialmente. Una de ellas es la escena de la comida con sus amigos. En esa escena vemos a parejas que pertenecen a distintas generaciones. Cada pareja entiende el amor y las relaciones de distinta forma. Por un lado hay una joven pareja que mantiene una relación a distancia (recuerdad un poco a la versión "actualizada" de Jesse y Céline en 'Antes del amanecer'). Los mayores son los que hablan sobre el recuerdo de aquellos que ya no están y señalan que quizás no merezca la pena aferrarse a un recuerdo que cada vez es más difícil mantener con vida. De nuevo surge la idea de disfrutar y aprovechar el momento.

La otra escena se sitúa en la parte final. Al ver esa escena en pensado en el joven Jesse que tontea con Céline. Los que jugaban a llamarse por teléfono en un bar, los que se miran e intentan conquistarse, los que son cabezotas. Jesse utiliza todos sus recursos y hace todo lo posible para que la magia vuelva. Quizá sea el momento de escribir una página en la maravillosa historia de Jesse y Céline, y puede que el comienzo este escrito en un cacho de servilleta y esté adornado con viajes en el tiempo y referencias astrológicas. Pero sin duda alguna, está escrito. O así quiero creerlo. Y además, creo que estará repleto de miradas cómplices y tiernas, de química y deseo, de cercanía y naturalidad, de largas conversaciones e intercambio de opiniones, de muchas discusiones y por supuesto, de muchos amaneceres, atardeceres y anocheceres.  

Un cierre magnífico para la que me parece una trilogía completa, arriesgada, redonda, fiel a su planteamiento. Un viaje de 18 años en los que hemos visto madurar a una pareja de soñadores viajeros. Un tiempo resumido casi en cinco horas de buen cine. Un irrepetible viaje junto a una de las mejores parejas del cine. Quién sabe si dentro de diez, veinte, treinta... o cuando cumplan ochenta años volveremos a encontranos inesperadamente con ellos.

6 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de ver la tercera parte, y comprobar si es tan amarga como todos dicen. Pero en mi comunidad no se ha estrenado para variar. De todos modos, me parece que aunque sea dura como dicen, si es así es un cierre lógico. No se puede hacer una tercera parte con Jesse y Celine de nuevo tonteando, el tiempo pasa por todos y el amor y las relaciones de pareja no son inmunes al desgaste.

    Saludos Naiara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso que dices se ve reflejado en la película. Y tiene que ser así. Ha pasado tiempo, y no todo puede ser maravilloso e idílico. Por eso me parece un gran cierre, y una gran trilogía, ya que partiendo de una misma "estructura", consiguen recrear periodos distintos de una relación.

      Cuando la veas ya me contarás! ;)

      Eliminar
  2. La vi hace unas semanas...lleva a reflexionar...me gustó

    ResponderEliminar
  3. En la línea intimista de las anteriores, sigue la evolución realista de la pareja, poniendo énfasis en los mutuos reproches y en las decepciones de la cuarentena ante los compromisos y rutinas adquiridos. Sin embargo, sigue existiendo el trasfondo romántico y la inquietud de saber que aún queda mucho por vivir, y por tanto, decisiones que tomar. Por eso apuesto porque esta tercera entrega llevará a una cuarta en otros 10 ó 15 años. Es muy acertado que la historia narrativa acompañe al tiempo real, pero también es casi un "compromiso de fe" para el espectador fiel y seguidor de la saga. ¿Llegaremos a la jubilación con la pareja?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices, sería bonito ver una cuarta entrega!

      Eliminar
  4. Hola, estoy muy de acuerdo con tu crítica. Te invito a que entres en mi blog y opines. Un saludo!!!

    http://cineparainiciados.blogspot.com.es/2013/08/critica-de-antes-del-anochecer-de.html

    ResponderEliminar